Buscar
  • atitlan

Para cumplir tus sueños, controla cómo es tu sueño


En la actualidad el insomnio o el cansancio crónico es un “problema” que afecta a muchas personas. ¿Qué ha cambiado en los últimos tiempos y que podemos hacer para que no ocurra? Durante miles de años los ciclos del sueño fueron dictados por la salida del sol y el ocaso. Hoy en día la mayoría de las personas no tienen conciencia de sus patrones y hábitos de sueño. Lo más común es que intentemos exprimirle 28 horas al día, y éste es el primer error.

Según Nick Littlehales, el experto británico en técnicas de sueño que ha trabajado con algunos de los jugadores de fútbol mejor pagados del mundo, como los del Real Madrid, el United y el Arsenal, lo primero que tenemos que hacer es olvidarnos de convencionalismos, no todos somos iguales y no necesitamos ocho horas de sueño cada noche. Prueba con siete horas y media, nueve e incluso seis y media. El sueño se mide en ciclos de 90 minutos, lo que hemos de calcular entonces son ciclos completos, cinco, seis o cuatro. Una vez adquirida esta rutina, aunque a veces se vea alterada, si los ciclos son completos, tu cuerpo no lo va a acusar.

Intenta dormirte a las 23.00 y despertarte a las 6.30, es bueno que haya un periodo de 90 minutos desde la cena hasta que te acuestes y otros 90 desde que te levantas hasta que empiezas a trabajar. Si un día llegas más tarde a casa y no te puedes acostar a las 23.00 es preferible esperar hasta las 00.30 y levantarte a la hora habitual.

El sueño consta de 5 fases o etapas agrupadas en cada uno de los ciclos, durante la noche, mientras dormimos vamos recorriendo algunas o todas estas fases. Aproximadamente las 5 fases pueden completarse en unos 90 minutos.

La fase 1 y 2 son las llamadas “adormecimiento” y “sueño ligero” y las fases 3 y 4, la de “transición” y “sueño delta” son consideradas de sueño profundo. La fase 5 es la conocida como “fase REM” (movimientos oculares rápidos) y es en esta fase cuando soñamos.

Los estudios han demostrado que la duración del sueño no es la que nos hace sentirnos descansados. La clave está en el número de ciclos completos que realizamos.

En primer lugar hemos de saber si somos alondra o búho, después establecer tiempos constantes de sueño, utilizando los ciclos de 90 minutos. Es importante reducir los estímulos externos, por ejemplo apagar los dispositivos electrónicos. En la actualidad cada vez pasamos más horas al día con dispositivos electrónicos, móviles, tabletas, etc. que estimulan nuestro cerebro con luz artificial. Es recomendable disminuir progresivamente la temperatura corporal, y no realizar ejercicios que puedan desvelarnos.

La privación del descanso tiene consecuencias nefastas en nuestra salud, tanto física como mental.

#sueño #insomnio #descansar #dormirbien

15 vistas

ATITLAN CHIROPRACTIC

PZA. SAN FRANCISCO, 6, 1A-B

50006 ZARAGOZA

  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Facebook Black Round

Copyright © 2014 Atitlan - Centro Quiropráctico. Todos los derechos reservados.